Históricamente la economía ha estado muy ligada con las tendencias sociales, lógicamente una mejor situación económica lleva a un mayor bienestar social. Pero muchos defienden, que más allá de la situación global de la economía uno de los factores más influyentes en el bienestar social es como se reparte la riqueza generada.

En este terreno, hay una clara causalidad entre la mayor desigualdad y las revueltas sociales, incluso las guerras. Uno de los ejemplos más utilizados es el caso de Alemania antes de la Primera Guerra Mundial:

Porcentaje de los ingresos totales que recibía el 10% más rico de Alemania

Vemos como el 10% recibía el 42% de la riqueza generada, esto implica que de media el 10% superior de la población recibía 6,5 veces más ingresos que la media del 90% inferior. Esta situación era muy similar en la mayoría de los países desarrollados, y no cambio hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Este ejemplo es uno de los más utilizados, pero el patrón se repite antes de revueltas sociales, guerras civiles, o incluso guerras entre países cercanos.

Actualmente la tendencia está avanzando hacia ese mismo punto, pero no solo en Alemania, sino en un gran número de países desarrollados, aunque en otros no está habiendo esta disparidad, en este caso comparamos el 1% más rico con el 99% restante:

% de los ingresos totales que recibía el 1% más rico de cada país

Destaca la diferencia entre países, por una parte, países como Estados Unidos o Reino Unido en los que el nivel de desequilibrio está volviendo a niveles de los años 20, y por otra, países como Francia, Dinamarca o nuestro propio país, España donde la desigualdad se ha mantenido en niveles razonables.

Se podría decir  que una de las bases del sistema económico actual es que cierto nivel de desigualdad es normal e incluso necesario, para incentivar el emprendimiento, la formación… pero los niveles alcanzados por EE.UU., Reino Unido, o incluso Alemania son en opinión de muchos expertos preocupantes.

Aunque la desigualdad vuelve a niveles de los años 20 tanto los ricos como los pobres tienen una retribución mayor actualmente, por lo que la situación es menos preocupante ahora. Lo que es indiscutible, es que hay ciertas consecuencias a esta situación, algunas de las cuales nos afectan directamente, el primer paso en estos casos de desigualdad extrema suele ser el auge de los populismos, que podemos ver en países como EE.UU., Alemania, Italia…

Un factor a tener en cuenta, especialmente cuando el desequilibrio social coincide con una economía emergente que desafía la autoridad del líder actual, como es el caso de China y EE.UU.

Un momento interesante, pero en el que estar atentos, ya que este trasfondo es lo que en el largo plazo puede determinar hacia dónde y cómo puede evolucionar el mundo.

Equipo Altair Finance AM

 

Síguenos:

@Altair_Finance · Finect · Google+ · Linkedin · Facebook

Advertencia legal Los comentarios recogidos en el presente documento no representan asesoramiento financiero alguno y su uso es meramente informativo. Es posible que los comentarios aquí expresados no sean aplicables a su perfil de inversión o a su situación patrimonial personal. En caso de duda sobre la idoniedad de los comentarios expresados en el presente documento en su caso concreto, le recomendamos ponerse en contacto con Altair Finance a través del formulario de contacto disponible en la página web o nuestro teléfono que encontrará en la firma del presente documento o en nuestra página web El presente documento ha sido realizado por Altair Finance basándose en fuentes consideradas como fiables, aunque Altair no garantiza la veracidad, integridad, exactitud y seguridad de las mismas. Los informes reflejan la opinión de Altair Finance, la cual puede variar sin previo aviso. Este documento no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores. Altair Finance no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Este informe en ningún caso pretende ser una recomendación de compra o venta de instrumentos financieros. Altair Finance no será en ningún caso responsable de los daños o perjuicios que puedan sufrir aquellas personas que formalicen este tipo de operaciones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a nuestra newsletter

Confirmación RGPD

¡Ya estás suscrito!

Share This