De sobra es sabido la delicada situación que atraviesa el país de Venezuela. A la elevada hiperinflación habría que sumarle el elevado déficit público consecuencia de políticas fiscales y monetarias expansivas así como un precio del crudo que acabó por aumentar un agujero presupuestario sobre todo a raíz de 2015.

No obstante, la circunstancia sin precedentes que está atravesando este país nos arroja datos llamativos como el hecho de que el Banco Central de Venezuela pierde dinero imprimiendo billetes. Debido a la elevada hiperinflación que está sufriendo el país, cuesta más dinero fabricar determinados billetes que el valor nominal que representan.

El coste de fabricación de un billete viene determinado no solo por el coste de la materia prima (papel, substrato y tinta), sino el proceso de impresión, los elementos de seguridad, los costos de mano de obra y la depreciación del equipo entre otros.

Además, para más inri, para poder conseguir llegar a los niveles de producción requeridos, la mayoría de los bolívares venezolanos se fabrican fuera de Venezuelaa través de empresas subcontratadas como Crane Currency (EEUU), De la Rue (UK), Oberthur Fiduciaire (Francia) y Giesecke & Devrient (Alemania), lo que hace sus costes relativos aún mayores.

Actualmente el coste promedio de fabricación de los billetes venezolanos se encuentra entre 10-20 céntimos de euro aproximadamente, por lo que, teniendo en cuenta que existen más de 13 mil millones de billetes de su divisa en circulación (la Fed y el BCE imprimen entre los dos 8 mil millones de billetes) y que el tipo de cambio Bolívar/EUR se encuentra entorno a 3716 bolívares por cada euro, supone que la mayor parte de los billetes que se encuentran en circulación tengan un valor nominal inferior al coste de fabricación.

A modo de ejemplo con respecto al dólar, la Fed indica que el coste de imprimir billetes de dólar es de entre 5-20 centavos (imprimir un billete de $50 a un coste de 20 centavos es rentable).

De esta forma, el gobierno venezolano se ha encontrado con un inconveniente más a la hora de realizar su política monetaria, acumulando deudas incluso con las entidades de fabricación de billetes extranjeras subcontratadas.

Ni que decir tiene que las entidades fabricantes extranjeras no aceptan pagos en bolívares según la inflada tasa gubernamental y la entidad Británica De la Rue reclama una deuda de 71 millones de dólares a Venezuela solamente por billetes impagados.  

Equipo Altair Finance AM

 

Síguenos:

@Altair_Finance · Finect · Google+ · Linkedin · Facebook

Advertencia legal Los comentarios recogidos en el presente documento no representan asesoramiento financiero alguno y su uso es meramente informativo. Es posible que los comentarios aquí expresados no sean aplicables a su perfil de inversión o a su situación patrimonial personal. En caso de duda sobre la idoniedad de los comentarios expresados en el presente documento en su caso concreto, le recomendamos ponerse en contacto con Altair Finance a través del formulario de contacto disponible en la página web o nuestro teléfono que encontrará en la firma del presente documento o en nuestra página web El presente documento ha sido realizado por Altair Finance basándose en fuentes consideradas como fiables, aunque Altair no garantiza la veracidad, integridad, exactitud y seguridad de las mismas. Los informes reflejan la opinión de Altair Finance, la cual puede variar sin previo aviso. Este documento no constituye una oferta ni solicitud de compra o venta de valores. Altair Finance no se responsabiliza de las consecuencias de su uso y no acepta ninguna responsabilidad derivada de su contenido. Este informe en ningún caso pretende ser una recomendación de compra o venta de instrumentos financieros. Altair Finance no será en ningún caso responsable de los daños o perjuicios que puedan sufrir aquellas personas que formalicen este tipo de operaciones.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This